Diariamente consumimos una gran cantidad de sustancias tanto bebidas como alimentos. Las mismas producen efectos en nuestro cuerpo, se utilizan los nutrientes para nuestro beneficio.

En cambio, otros productos como el tabaco, por las sustancias que contiene el cigarro es capaz de producir un efecto adictivo, es decir, que nuestro cuerpo y cerebro nos piden la sustancia nuevamente. La clave de que una sustancia tenga poder adictivo es que actúe a nivel del cerebro y estimule ciertas neuronas, que frente al consumo de la sustancia nos produce satisfacción y placer. Incluso algunas drogas disminuyen la ansiedad y estrés.

Este concepto nos permite entender que la adicción se produce a nivel mental, a nivel del comportamiento y el hábito de consumo de la sustancia y también física, por la necesidad de activación a nivel de los receptores neuronales.

La satisfacción mental lleva a estimular el proceso de repetición, acción incluso que puede suceder con la comida. La adicción a la comida, en todas sus variedad, incluyendo las comidas mexicanas, pueden padecerla algunas personas, por su comportamiento alimentario.


Publicado por Javi Martínez el sábado, 24 de marzo de 2012
categorias: |

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

En caso de cualquier duda, aportación, opinión, etc., sobre el artículo no dudes en escribir un comentario:

Enlaces Patrocinados


Etiquetas

Seguidores

Enlaces Patrocinados